Dentro del oficialismo continúan los debates a cielo abierto. Hoy las discusiones –entre otras– giran alrededor de dos temas puntuales: si dar o no una suma fija a los trabajadores registrados y si eliminar o no las PASO. El Presidente asegura que no avanzará con ninguna de las dos cosas, pero el kirchnerismo presiona para que sucedan. Así lo dejó claro el ministro del Interior, y hombre de confianza de la vicepresidenta, Eduardo «Wado» De Pedro. «La mayoría del FdT» quiere suspender las PASO, dijo, y agregó que el ministro de Economía, Sergio Massa, y CFK están pensando en una suma fija para los trabajadores. En Casa Rosada insisten con la postura que mantienen hasta ahora y no creen que ninguna de las dos cosas ocurra. 

La pelea por la suma fija

«La gente tiene que tener más plata que lo que la inflación les saca. Es un compromiso, una batalla que vamos a dar y es lo que planteamos después de las PASO de 2021», dijo De Pedro al Destape. «Massa está pensando con Cristina una suma fija para que aquellos que perdieron con la inflación puedan recuperar su nivel de consumo», lanzó aunque se supo que el diálogo del ministro de Economía no sólo es con CFK, sino también con la nueva ministra de Trabajo, Kelly Olmos. El ministro del Interior puntualizó que la suma fija es, también, un reclamo de los sectores Pyme, que se verían beneficiados con una medida de ese estilo, y se ocupó de dejar en claro que conversa de forma cotidiana con Massa.

El Presidente, sin embargo, considera que el gobierno no debe entregar una suma fija. Así lo dijo el miércoles en el mismo espacio cuando aseguró que entregarla «rompería la lógica de la paritaria y desarticularía toda la escala de una actividad». Fernández recordó que es un debate que «genera mucha oposición de los gremios», en relación al sector de los «gordos» e «independientes» de la CGT que rechazan de manera tajante esa posibilidad. Uno de sus triunviros, Héctor Daer, lo sostuvo en reiteradas ocasiones, entre otras el acto en Obras Sanitarias del 17 de octubre. «Las paritarias –disparó– son el alma de nuestro espacio».

Pero pese a esa cercanía, ese sector de la CGT está disgustado con el Presidente. Según dicen, les «promete cosas que después no cumple». La principal molestia a esta hora, según pudo saber este diario, es por el Presupuesto aprobado en el Congreso. Allí había dos artículos que aseguraban a los gremios la aplicación de 148 mil millones de pesos a sus prestadoras de salud, pero luego de las negociaciones del oficialismo con la oposición para conseguir la aprobación, los dos artículos fueron eliminados.

«Es todo un desquicio –dice–. Todo lo de las obras sociales lo tiraron abajo. Esperamos reunirnos con Massa por ese tema y para hablar de otras cosas. Nos niegan eso, pero a la vez permiten el aumento de las prepagas«, expresó, indignado, un «independiente» de la CGT. Sobre la suma fija, indicaron que «no sabemos a quiénes se la quieren dar, ni si va a salir. Ya no esperamos nada. Nosotros vamos a seguir discutiendo salarios en las paritarias».

El 17 de octubre, pero en la Plaza de Mayo, el líder de la Cámpora, Máximo Kirchner, había pedido especialmente por la suma fija. «Se necesita una suma fija que nos saque del ahogo», dijo muy cerca de otro de los líderes de la CGT, Pablo Moyano, que sí está a favor del mecanismo. En esa línea, se leyó la voz de De Pedro.

El ministro subrayó que para él «la cabeza (haciendo referencia al Presidente) tiene que ordenar los intereses particulares porque si cada uno tira de su piolita la maquinaria no anda. Tiene que decir: ‘En esta te toca, en esta no, pero vamos a poner una suma fija porque necesitamos recomponer el poder adquisitivo del salario'». Y dijo: «Por supuesto que estamos a favor de las paritarias, pero hay que darle más posibilidades a los salarios más bajos y achatar la pirámide».

El debate por las PASO

Mientras tanto, en la agenda apareció el segundo debate. Las PASO. Un grupo de legisladores que responden a partidos provinciales de Río Negro y Misiones, encabezados por Luis Di Giacomo, presentó en el Congreso un proyecto para eliminarlas. Cuentan con el respaldo de un numeroso grupo de gobernadores. «El cien por ciento de los gobernadores del FdT se manifestaron a favor de que no haya cuatro elecciones en el año. Es lo que plantea la mayoría del FdT, pero el que toma las decisiones es Alberto Fernández y por eso se generan tensiones», indicó De Pedro sobre este punto.

El Presidente Alberto Fernández está convencido: no quiere suspender las PASO y, según sus cuentas, hay 12 diputados del bloque oficialista que tampoco votarían a favor de eliminarlas.

Wado De Pedro dio un giro en sus declaraciones públicas. Hasta ahora, cada vez que era consultado por el tema –él o alguien de su entorno– decía que no le correspondía opinar al respecto y que era una cuestión que debía resolver el Congreso. Ayer, en cambio, tomó otra postura. «La gente está para definir, para votar y las discusiones internas se tienen que dar dentro de las fuerzas políticas», dijo. «Eso plantean los gobernadores y los intendentes. Se generan tensiones y se discute públicamente porque la mayoría quiere convencer al Presidente de la idea que tienen».

Por ahora, no logran su objetivo: Fernández sigue firme con su postura. Alrededor del ministro sostienen que los dos temas –PASO y suma fija– sobrevuelan todas las conversaciones al interior del gobierno desde hace, al menos, dos meses. «Wado sale a decirlo –señalan– porque hay que ejercer presión. Quiere que se sepa que hay un sector del Frente de Todos que está trabajando en esos temas». 

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/493033-wado-de-pedro-apura-una-definicion-de-la-rosada

Deja una respuesta