Un paquete caracterizado como “sospechoso” fue hallado esta mañana sobre el frente donde vive Jorge Gorini, uno de los jueces a cargo de la causa Vialidad que juzga a la vicepresidenta Cristina Kirchner. El hallazgo despertó las alertas, concitó la atención de la prensa y hasta allí se movilizó el Escuadrón Antibombas de la Policía de la Ciudad. Se cerró la zona, valló un perímetro prudencial y aplicó la técnica de “explosión controlada” sobre el bulto: tenía frutas.

El hecho ocurrió en la vivienda ubicada sobre la calle Llavallol al 2400, del barrio porteño de Villa del Parque, cuando alrededor de las 8:30 fue visto en el ingreso al garaje de la casa del magistrado un envoltorio cilíndrico negro embalado con cinta.

La custodia de Gorini dio cuenta de ello a la Comisaría Vecinal 11 que arribó al lugar, constató la presencia del paquete, interpretó que podría tratarse de artefacto amenazante y ante la duda dio aviso al escuadrón especializado en explosivos.

Los expertos en seguridad y bombas constataron la presencia del objeto, lo caracterizaron como «sospechoso», despejaron el lugar de curiosos, periodistas y camarógrafos que se habían convocado con premura y realizaron los pasos del protocolo establecido para los casos de amenazas.

Una vez ratificada la sospecha, se procedió a la detonación controlada del envoltorio para saber si su contenido era peligroso. Era fruta o bien, como lo dijeron los voceros policiales, “sustancias símiles a frutos”.

Al momento de los hechos, se informó que en la vivienda estaban los dos hijos de Gorini, quien junto con Rodrigo Giménez Uriburu y Andrés Basso integra el Tribunal Oral Federal número 2 que tiene a su cargo la causa por presuntas irregularidades en la obra pública de Santa Cruz por la que los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola pidieron la inhabilitación perpetua de Cristina Kirchner para ejercer cargos públicos.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/482208-un-paquete-sospechoso-en-lo-del-juez-jorge-gorini-que-termin