Los posicionamientos del PRO ante las elecciones primarias provinciales volvieron a generar un choque de frente entre los socios de Juntos por el Cambio, esta vez con el presidente de la UCR, Gerardo Morales. Luego de que el ex presidente Mauricio Macri -entre otros referentes del PRO- cuestionara la reforma en Chubut que busca suprimir las PASO locales, el gobernador de Jujuy le salió al cruce: le recomendó dedicarse menos a tuitear y más a ordenar a su propia tropa. «Como jefe del PRO, tendría que decirles a sus dirigentes que dejen de entorpecer y denostar al radicalismo en Chubut», le devolvió. De fondo, hay un temor arraigado sobre todo en el PRO: que el gobierno nacional consiga suspender las PASO nacionales y no tengan una instancia para dirimir las múltiples internas que hoy existen en la alianza opositora.

El ejemplo más claro de lo que podría ocurrir lo vieron en lo que Juntos por el Cambio considera el «kilómetro cero» de su campaña: Marcos Juárez. Ese distrito cordobés, donde volvieron a ganar el domingo pasado, no tuvo primarias por decisión del municipio. Eso provocó que una de sus funcionarias se abriera y le compitiera con el aval de Juan Schiaretti. Es un ejemplo pequeño, en función de la escala nacional, pero no deja de marcar qué podría pasar si no hubiera PASO para dirimir las diferencias entre los tres o cuatro candidatos a presidente del PRO, más otros tres de la UCR.

El temor a la desaparición de las PASO se plantea cada vez que alguna provincia define suspenderlas o eliminarlas. El último caso fue el de Chubut. A coro salieron las principales figuras del PRO, con Macri a la cabeza. “Les molesta la participación ciudadana, promueven atajos. No se puede ser cómplice de este retroceso, menos quienes desde JxC decidimos defender la democracia y la participación«, lanzó Macri, quien parece haber olvidado que en el último año de su gobierno él también quiso eliminar las primarias

No fue, no obstante, el único dirigente del PRO en expresarse sobre esto. María Eugenia Vidal se sumó: «Los que valoramos y defendemos la democracia no vamos a avalar que el kirchnerismo cambie las reglas de juego en Chubut a meses de las PASO. Que quede claro, para todos: la democracia no se negocia».

También el jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta: «En Chubut quieren eliminar las PASO y poner a los candidatos a dedo. Los chubutenses tienen que poder decidir qué candidato los representa mejor y desde Juntos por el Cambio vamos a defender siempre ese derecho. Basta de querer llevarse puesta la democracia!«

Y, por supuesto, no se quedó atrás la presidenta del PRO, Patricia Bullrich: «Ahora, en Chubut, buscan cambiar las leyes electorales y derogar las PASO para mantener el poder. ¡No lo van a lograr!»

Gerardo Morales atiende

No obstante, de todos los dirigentes del PRO, Macri fue el único que dijo «no se puede ser cómplice, menos quienes desde Juntos por el Cambio decidimos defender la democracia». Fue una obvia alusión a que la iniciativa motorizada por el sector de Mariano Arcioni en Chubut tendría los votos del radicalismo. El intento de Macri fue, lógicamente, presionar para que no lo voten. 

“He pedido urgente una reunión de la mesa de Juntos por el Cambio en Chubut y a nivel nacional para tratar el tema. La relación del radicalismo con el PRO no está bien, así que hay que dialogar esas cuestiones, hay que ordenar en el territorio algunas situaciones”, advirtió Morales, como primera respuesta a lo que se está discutiendo en esa provincia.

Pero a continuación, dedicó sus atenciones al ex presidente: «Macri, como jefe de PRO, tendría que decirles a sus dirigentes que dejen de entorpecer la relación del radicalismo y dividir al radicalismo, que dejen de denostar al radicalismo en Chubut. Sería un buen aporte que Mauricio Macri, lejos de emitir tuits y esas cosas, se meta un poco en la vida interna de Chubut y ordene un poquito a su gente, que es bastante violenta para con el radicalismo”, lanzó el jefe de la UCR.

El diputado Fernándo Iglesias le contestó en un tono aún menos amable: «¿Y si te dedicás a ordenar la interna del partido que presidís, Gerardo? Podrían tener un solo bloque de diputados, por ejemplo», le recordó la división de la bancada radical desde una discusión con Martín Lousteau, en la que Morales arrojó un vaso de vidrio.

El jefe de la UCR no se quedó atrás, sino que buscó diferenciar en la interna del PRO a Macri de Bullrich, en detrimento del ex presidente: “Hay que ordenar las cosas en Chubut, eso es lo que estamos planteándonos con Patricia Bullrich, que es mucho más sensata en estas situaciones, más conocedora de la realidad de Chubut. Seguramente lo vamos a ordenar”. Devolución de gentilezas, que se le dice.

Entre Macri y Morales, la relación es tensa desde hace tiempo. En junio, por ejemplo, tuvieron otro encontronazo cuando el ex presidente resolvió mencionar entre los creadores del populismo a Hipólito Yrigoyen. No faltó radical que lo cuestionara por eso, pero el gobernador jujeño estuvo al frente. También tuvieron una agarrada cuando a Morales se lo acusó de tener un acuerdo secreto con Sergio Massa para reformar el Consejo de la Magistratura.  En la cara, el titular de la UCR le dijo a Macri que lo había orquestado él. El ex presidente negó todo.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/481787-mauricio-macri-vs-gerardo-morales-una-batalla-en-la-guerra-p