Transitábamos de un problema a otro con sorprendente facilidad. Como si fuéramos adictos a los problemas, íbamos pegando tumbos de un asunto a otro; lo que antes era un papel ‘administrativo’ ahora se convertía en una carga de combustible.

Froylán, desde el interior del avión, nos informaba que se había realizado la petición correspondiente en Lima, pero seguíamos a la espera.

La lentitud en la respuesta del aeropuerto de Lima comenzaba a preocuparnos, porque si seguíamos con ese ritmo era probable que no alcanzáramos a llegar a Chimoré antes de que cerraran la pista de aterrizaje.

En el chat grupal AHU-EVO, había dos nuevos invitados: el embajador de México en Perú y su homónima en Bolivia.

[…]

Cuando finalmente en Perú nos dieron el OK para repostar combustible, nos salieron con otra locura inesperada: exigieron que hiciéramos el pago en efectivo, en cash; no aceptaban ninguna otra modalidad que no fuera con dinero contante y sonante. Nos quedamos todos estupefactos por esta nueva ocurrencia, más bien propia de un cuento de García Márquez.

No había otra que seguir “macondeando” para poder pasar a la siguiente fase. El embajador mexicano debió ir físicamente a la embajada para conseguir ese efectivo, retornar al aeropuerto y hacerle el pago en mano para que pulsaran on y nos facilitaran el combustible. ¿Por qué ocurrió esto? ¿Tenían orden de zancadillear el operativo y demorarlo tanto como fuera posible? ¿Tendrían un sistema obligatorio de pago en dólares en efectivo para vender combustible? Ni idea.

Por fin, carga autorizada y avión lleno de combustible suficiente para una ida Lima-Chimoré y también para un hipotético regreso Chimoré-Lima, que, al calor de los acontecimientos, se vislumbraba cada vez más improbable.

El propio Froylán venía marcando en el chat que le estaba preocupando la actitud de las fuerzas armadas peruanas que controlaban el aeropuerto de Lima.

[11/11/19 19:22:59] Piloto Froy Sacar Evo: Los militares se pusieron pesados cuando volvimos a aterrizar, me interrogaron por todo.

Sin haber salido del todo de un problema, el de la carga del combustible, ya comenzaba a atisbarse el siguiente: en Lima no parecía haber ninguna predisposición a permitir el regreso con Evo dentro del avión. Y entre las muchas excusas que podrían utilizar, Froylán nos anticipó una.

[11/11/19 19:32:26] Piloto Froy Sacar Evo: Si aterrizamos de regreso en Lima, nos pedirán pasaportes. Considerar eso.

Esa palabra, “pasaportes”, me sentó como una patada en el estómago. ¿Pasaportes? Ni Evo ni Alvaro ni Gabriela habían tenido tiempo como para ocuparse de ello. Habían salido con lo puesto.

Seguíamos surfeando una prolongada ola de problemas: del avión al papel, del papel a la carga de combustible y de la carga al pasaporte. Había que valorar la posibilidad de no poder retornar con el avión desde Chimoré a Lima y, por tanto, había que buscar alternativas.

[…]

Antes nos esperaba un desafío previo e inminente. El avión debía despegar de Lima tan pronto como fuera autorizado, porque el aeropuerto de Chimoré cerraría a las diez de la noche. Debíamos llegar antes de esa hora si no queríamos “dar papaya” a los militares bolivianos. Si el avión llegaba a las 22:01, tendrían otra excusa para no dejarnos aterrizar.

[11/11/19 20:20:39] Piloto Froy Sacar Evo: Si ya listos. Gracias canciller. Les reporto todo. Abrazos! 💪🏼💪🏼

[11/11/19 20:23:24] Efraín Guadarrama Mx: Éxito, Froy.

[11/11/19 20:23:30] Max Reyes: Suerte Froy.

[11/11/19 20:25:41] Alfredo Serrano: Vamos, vamos.

[11/11/19 20:29:02] Piloto Froy Sacar Evo: En el aire 6:29 pm hora de Lima

[11/11/19 20:34:09] Alfredo Serrano: Vamos vamos. Voy a decirle ahora mismo Alberto que llame a Vizcarra para intentar facilitar ese tema.

“Ese tema” hacía alusión a la vuelta a Lima. A mediodía, Vizcarra se la había asegurado a Alberto, pero mucha agua había corrido desde entonces bajo el puente. “Donde dije digo, digo Diego” o, lo que es lo mismo, se había prometido una cosa, pero se iba a hacer la contraria. La postura del gobierno peruano cambiaba drásticamente; lo que antes había sido apoyo, ahora era impedimento.

La planificación de la vuelta se convertía en otro desafío, pero no podíamos descuidar las dos etapas previas: una, lograr entrar a Bolivia y aterrizar en Chimoré; y, dos, tener sentados en el avión a Evo, Álvaro y Gabriela, sanos y salvos.

Ninguno de los dos desafíos era un juego de niños. Del primero estábamos más cerca de comprobar si su ejecución se lograba satisfactoriamente o no. Si en el lapso de tres cuartos de hora, cuarenta y cinco minutos de reloj, la torre de control de Lima no daba ninguna noticia, entonces podíamos deducir que el avión estaba entrando en cielo boliviano sin impedimentos. De lo contrario, cualquier aviso o comunicación que viniera desde el Perú sería una muy mala señal. Había que esperar este tiempo, pero no podíamos quedarnos de brazos cruzados porque restaban todavía muchas tareas por hacer.

Lo primero era avisarle a Álvaro que nuevamente estábamos en el aire, y ellos debían hacer la maniobra de aproximación acompañados de miles de personas, cuantas más mejor, para volver a blindarse frente a cualquier intento en su contra por parte de la policía o algún sector de las fuerzas armadas.

[11/11/19 20:05:54] Álvaro García Linera Bo: Compañero.

[11/11/19 20:32:34] Álvaro García Linera Bo: Partió???

[11/11/19 20:35:13] Alfredo Serrano: Sí. 21:05 h debe estar aterrizando.

Siempre le daba el dato en el huso horario local para él, con el objetivo de evitar cualquier confusión. No estaba el horno para bollos; el más mínimo error podía costarnos demasiado caro.

[…]

Alberto tenía mucho que decir y hacer en relación al siguiente problema que se nos había presentado. Él se había comunicado a mediodía con el presidente peruano, y este se había comprometido a ayudar, apoyar, socorrer. Pero las tornas habían cambiado. Perú ya no ponía su pista de aterrizaje a disposición del avión mexicano en el camino de vuelta. Las autoridades militares competentes del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, ubicado en el Callao —próximo al aérea metropolitana de Lima—, habían sido contundentes y taxativas al respecto.

No teníamos claro si esto era una decisión autónoma de los militares peruanos de frontera o si procedía desde las alturas gubernamentales. Además, teníamos que recordar que cuarenta y cinco días atrás el presidente de Perú había sufrido un intento de destitución, en el que su vicepresidenta —Mercedes Aráoz— se había autoproclamado presidenta por unas horas hasta que, finalmente, las fuerzas armadas lo impidieron y le devolvieron el bastón de mando a Vizcarra. Es decir, después de ese episodio parecía evidente que Vizcarra quedaba ciertamente sometido y subordinado a los militares peruanos. En definitiva, eran estos quienes lo habían restituido al sillón presidencial.

[…]

Alberto me confirmó que Vizcarra se había comprometido al cien por cien. Sin embargo, me dijo que volvería a llamarlo para asegurar el apoyo logístico necesario en esta operación. De igual modo, me sugirió, como lo había hecho la noche anterior, que habría que ir pensando en un plan b, o sea, de nuevo en Paraguay: “Si antes nos ofrecieron ir a buscar a Evo, que era mucho más arriesgado, estoy seguro de que ahora Abdo nos apoyará”. Y me agregó: “Porque Macri no nos va a apoyar en esto; ya ayer me dijo que no a todo”.

Terminamos la conversación recalcando lo acordado: un doble plan, el principal y el secundario, y que se disponía de inmediato a la doble llamada para lograr las dos vías o, al menos, una de ellas.

[…]

A las 21:35 de Argentina, una hora menos en Bolivia, recibíamos la buena nueva.

[11/11/19 21:35:17] ‪+51 915 992 191: El avión ya cruzó a espacio boliviano

[11/11/19 21:35:23] Max Reyes: Excelente.

[11/11/19 21:35:32] ‪+51 915 992 191: Eso me informa cancillería peruana

[11/11/19 21:39:53] Alfredo Serrano: Qué gran noticia.

[11/11/19 21:40:32] Pari Diego Bolivia canciller: 👏👏👏

[11/11/19 21:40:49] ‪+59162001778: Qué bien!!!!!

Alegría comedida, pero alegría, al fin y al cabo. Enseguida escribí a Álvaro:

[11/11/19 21:40:17] Alfredo Serrano: El avión ya cruzó a espacio boliviano.

[11/11/19 21:59:24] Álvaro García Linera Bo: Sí, estamos cerca.

Seguidamente, hice lo mismo con Alberto Fernández, para que estuviera al tanto de cada milímetro.

[11/11/19 21:41:32] Alfredo Serrano: El avión ya está en espacio aéreo boliviano. Nos han permitido entrar, sin problemas. Estamos más cerca… falta menos. Te aviso al aterrizar.

[11/11/19 21:44:10] Alberto Fernández: Buena noticia. Estoy atento. Avisame.

Cada vez estábamos más cerca del objetivo. 

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/378297-los-militares-se-pusieron-pesados

Deja una respuesta