Con escenografías de época, música, imágenes documentales que recorren las paredes y hasta un holograma de Perón explicando el arte de la conducción “que no es mandar, porque quien manda, obliga –señala el General— sino, persuadir”; se inauguró este jueves 17 de noviembre, el parque temático Perón volvió. El predio, ubicado en Dorrego y Zapiola del barrio porteño de Palermo, recuperó un espacio para la comunidad desde el modo cultural que habilita la tecnología con salas inmersivas y la ambientación cotidiana de la Argentina de 1972.

El parque revive el espíritu colectivo del momento en que Perón volvió al país, después de 18 años de exilio. Y logra combinar ese momento con la reflexión sobre la actualidad. En la jornada inaugural, esto se manifestó en la presentación del libro “Perón volvió. Era la hora de los pueblos” de María Seoane y Víctor Santa María (Editorial Octubre, 2022) donde al recuerdo de “esos días felices de 1972” como refieren los autores le da marco al análisis histórico y a la perspectiva actual.

“La historia del peronismo se sintetiza en este 17 de noviembre –expresó Santa María al presentar el texto–, por eso elegimos recuperar los valores de un tiempo muy rico en cultura, deportes o educación”. El coordinador del Grupo Octubre, se refirió al texto que recorre la historia del peronismo con valiosas ilustraciones documentales, y paralelamente al parque temático: “Quisimos recrear ese tiempo para que los jóvenes conozcan esa gran epopeya, donde el pueblo fue el protagonista”, puntualizó.

Santa María se explayó luego sobre el texto, que rescata las tres etapas del peronismo histórico –el nacimiento, la resistencia y el regreso del líder–, eligiendo anécdotas precisas como “el día en que el Che, ya siendo el Che, vino a la Argentina”, o el momento en que Perón “cambia una de sus ‘Veinte verdades’, y dice: Para un argentino no hay nada mejor que otro argentino”, señalando una apertura a todo el arco político y el sentido democrático que sostiene este cambio en la legendaria frase del General. 

Los interese económicos harán lo suyo –con el paso del tiempo–, para horadar el destino de la patria, sostuvo Santa María, sobre el momento en que “se inicia el neoliberalismo con un ministro como Martínez de Hoz, luego de la muerte de Perón y del golpe de Estado”. Pero a cambio «de todo lo caro que pagamos esos tiempos», señaló sobre los años violentos, hoy “los valores democráticos y la lucha por los derechos humanos” lograron instalarse como matriz cultural en la Argentina, afirmó.  

“En este 17 de noviembre de 1972 confluye todas las expresiones culturales y la lucha política –coincidió Seoane–, y todas las esperanzas», remarcó. «Y hoy, en una continuidad cargada de futuro, la esperanza es Cristina y el peronismo en unidad, para dar la gran batalla que este momento necesita, por la democracia y la justicia”, enfatizó la periodista y escritora, en la sala «Unidad Básica» del parque Perón volvió.

La inauguración de este parque temático –nacido de las canteras del Grupo Octubre–, convocó como en un acto político a figuras de la cultura, la política y la actividad sindical, quienes esperaban ya antes de las 11 la apertura de puertas del predio. En las conversaciones entre diputados como Hugo Yasky, Rosana Bertone, Mara Brawer o Daniel Arroyo, se cruzaba la expectativa por lo que ofrecería este singular espacio recreativo, y lo que ocurriría en La Plata horas más tarde, cuando hablara la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en el acto por el Día de la Militancia.

La hora del regreso

La fecha conmemora la lucha del pueblo peronista tras un objetivo, que el legendario “luche y vuelve” dejara de ser un deseo para convertirse en realidad. En ese sentido, irradia su épica desde el instante en que el avión que trajo a Perón desde Italia aterrizó en Ezeiza, a las 11 horas y 18 minutos. En ese momento, precedida por una sirena, la voz de Víctor Hugo Morales comenzó a describir lo que se vivía en Ezeiza, a modo de relato en tiempo presente. Así, contó de “los manifestantes que habían logrado llegar caminando bajo la lluvia por la autopista Riccheri que permanece cortada, para nuevamente poder ver pisar el suelo de esta patria al general Juan Domingo Perón. Y ahí lo vemos –expresa la voz–, el avión que lleva el nombre del inmenso compositor italiano Guiseppe Verdi, se aproxima a la pista, se escuchan las turbinas –y las turbinas resuenan en el predio–, como la más maravillosa música que podría pedirse, en esta histórica mañana”.

Cuando las imágenes muestran los rostros de la gente bajo la lluvia, el relato de Víctor Hugo sentencia: “Llora de emoción el cielo argentino, la lucha de su pueblo, acallado y proscripto por 18 años, ha terminado: ¡Perón volvió!”. Y suena la marcha peronista en una versión coreada que invita al visitante a sumarse a los manifestantes –actores del parque–, quienes salen detrás las esquinas o de los coches de época y se unen en una performance colorida y esperanzadora.

Una joven llora, emocionada: “El peronismo es lo más lindo que tengo”, comparte. “Orgullosa de ser peronista” afirma. A su lado, Juan Manuel Abal Medina, sonríe. “Esta todo muy bien hecho” admite, por la ambientación. Y agrega: “Ver la foto en tamaño natural de mi viejo me emocionó”. Se refiere a su padre, Juan Manuel Abal Medina –Secretario General del Movimiento Peronista desde 1972 a 1974–, y uno de los privilegiados que recibió a Perón esa mañana lluviosa.

La profecía cumplida

Las reminiscencias del “primer Tecnópolis y los actos del Bicentenario” se cuelan en los recuerdos del ex Jefe de Gabinete de CFK y senador por la provincia de Buenos Aires (2014-2017), ante esta dinámica puesta en escena del 17 de noviembre. “Y su impacto es doblemente poderoso porque recupera la historia para las nuevas generaciones, y porque la fecha expresa el triunfo de la lucha de un pueblo, y de la política”, acierta Abal Medina. Y señala lo central de recuperar el relato histórico sobre “este líder, porque llegó a destino, y se evitó el camino trágico de otros como San Martín, Artigas o Rosas que murieron en el exilio».

El eje en la lucha popular que recupera el parque fue celebrado también por Yasky. La cultura nacional desde una perspectiva política “se recupera muy bien en la simbología del movimiento popular” expresa. El diputado de extracción sindical eligió vincular a Perón “el líder de esa época”, con el liderazgo de CFK “hoy perseguida por el poder judicial como antes las fuerzas armadas derrocaron a Perón y persiguieron al peronismo”. Entre uno y otro momento está el pueblo — señala Yasky– “tratando de romper el cerco que lo separa de quienes pueden realmente transformar su realidad”.

Para Alejandro Grimson, investigador en ciencias sociales y asesor presidencial, es posible observar “en la historia del peronismo, cómo el regreso de Perón da vuelta la estructura del mito”. Grimson habla de los mitos populares que generan épica y emoción “pero están destinados a no cumplirse”. Sin embargo, “el ‘luche y vuelve’ –explica— no solo rompe con esa lógica, sino que instala su antítesis”, porque la lucha hizo posible la vuelta del líder. “Esto es inédito, estructura un camino y habilita el caminar por este recorrido” asevera Grimson.

La iniciativa, «por lo innovadora y por lo que expresa» es importante para quienes creemos en la política, afirmó la diputada Bertone. «Poner en valor la conquista de derechos permite dimensionar lo que significó el peronismo para todos los argentinos», detalla. Y eso «se sostiene en la memoria colectiva ¡qué mejor que recuperarla a través de algo tan dinámico e interactivo!» subraya.

Para el cierre, un patio gastronómico de “choripanes” recibió a los invitados. Mientras artistas como Marina Olmy tomaban fotos a los autos antiguos, y otros como el escultor Alejandro Marmo elegían recorrer las salas inmersivas donde se cuenta la historia del peronismo desde el arte y la tecnología. 

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/498824-la-evocacion-de-una-epopeya-popular-en-modo-cultural

Deja una respuesta