El titular de la UCR, Maximiliano Abad, hizo una demostración de fuerza camino a su candidatura a gobernador. Con menos banca detrás, Martín Tetaz intenta sumarse con la escudería de Martín Lousteau. Los movimientos de los radicales buscan impactar en una interna bonaerense de Juntos por el Cambio, hasta ahora hegemonizada por los candidatos del PRO: sobre todo, Cristian Ritondo y Diego Santilli. Ninguno de los dos termina de ver como una amenaza a Abad. Al contrario, ambos amarían tenerlo de vice en sus fórmulas para asegurarse los votos del interior de la provincia de Buenos Aires que ya les dio Facundo Manes en 2021. Las movidas radicales son vistas desde el PRO como una estrategia de posicionamiento para luego negociar desde un lugar de mayor fortaleza.

No es la primera vez que la UCR bonaerense hace gestos de fortaleza para intentar sacudir la idea de que el PRO encabezará todas las listas de Juntos por el Cambio. Otro momento de apuntalar la candidatura de Abad fueron las elecciones internas que ganó el año pasado. Con esto, el radicalismo comenzó a saldar un vacío que quedó cuando Manes decidió ser candidato a presidente, sin otra opción clara para disputar la provincia de Buenos Aires desde el radicalismo.

Lanzamiento

Con eso en mente, Abad se lanzó sin lanzarse el viernes en un acto en Mar del Plata. No solo encabezó el encuentro, sino que tuvo todos los apoyos que se pueden imaginar: de forma virtual, estuvieron los tres gobernadores radicales Gerardo Morales (presidente del Comité Nacional y mandatario jujeño), Rodolfo Suárez (Mendoza) y Gustavo Valdés (Corrientes). Morales es, además, candidato a presidente y lógicamente buscará contar con el apoyo de Abad, aunque el dirigente bonaerense tiene una obvia sintonía con Manes. El neurocientífico también hizo una aparición (virtual) en el acto de Abad. El que hizo acto de presencia fue su hermano, Gastón Manes. «Hasta ahora, los candidatos eran del PRO. Pero queda claro que el radicalismo va a tener un candidato propio. Nuestra idea es liderar la coalición y ganar la provincia», era el mensaje que surgía de la tropa de Abad.

No está tan claro como la candidatura de Abad impactará en lo nacional.
¿Apoyará de forma explícita a Manes, desairando a Morales que es,
además, el titular de la UCR nacional? Por ahora, es todo nebuloso. «Abad tiene una excelente relación con Manes. Pero también la tiene con Morales. Lo que quiere es que el candidato a presidente sea radical», fue la frase ecuménica que recabó este diario del entorno de Abad.

Con el encuentro, Abad busca instalarse con fuerza en un escenario hegemonizado hasta ahora por dirigentes del PRO. Santilli y Ritondo aparecen como los pesos pesados, pero también hay una cohorte detrás de la candidatura de Patricia Bullrich que incluye al intendente de Lanús Néstor Grindetti, a Joaquín de la Torre y a Javier Iguacel. La falta de una figura fuerte del radicalismo viene dejando la idea de que la candidatura será sí o sí del PRO.

A Abad se intenta sumar otro contendiente de la UCR: se trata de Tetaz, a quien Lousteau hace tiempo puso a caminar la provincia. Y en eso está: el diputado porteño tiene prevista una intensa campaña en la costa, además del habitual paso por los medios de comunicación. Tetaz confía en que su nivel de conocimiento le de una ventaja sobre Abad, que cuenta con todo el peso de la estructura bonaerense.

Para darse una idea de cómo están repartidos: en las últimas elecciones, la lista de Abad se quedó con los comités de 100 distritos, mientras que la de Evolución tiene 23 que, se supone, respaldarían a Tetaz. Quien quedó desdibujado es otro candidato de la UCR, el intendente de San Isidro, Gustavo Posse. Su espacio controla hoy solamente 12 distritos, la mayoría de la Primera Sección Electoral, de la que es oriundo.

Sin PROblemas

En el PRO, en tanto, no vieron con malos ojos el virtual lanzamiento de Abad. «Abad y Tetaz se tienen que posicionar para después negociar. Si no miden, después no consiguen nada», comentó a este diario un avezado dirigente del PRO. Es decir: la lectura que hacen es que son todos fuegos de artificio para finalmente negociar lugares en las listas o en las fórmulas.

«Tienen 28 intendentes detrás, es lógico que quieran instalar un candidato. Pero los vemos confluyendo con la Coalición Cívica, el peronismo de Miguel Pichetto y con un sector del PRO», sostenían desde el larretismo. El tema es con cuál sector del PRO. Ahí radica la cuestión.

El punto es que tanto para Santilli como para Ritondo sería una excelente noticia contar con el apoyo de Abad y de la estructura que lo acompaña, así que seguirán en excelentes relaciones con el titular de la UCR bonaerense. No es inimaginable que alguno de ellos (o los dos) le ofrezcan el lugar de vicegobernador. Está claro que Abad va por más.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/517510-la-disputa-radical-en-provincia-de-buenos-aires-mueve-el-tab