El Parlamento de Israel aprobó este miércoles una ley para quitar la nacionalidad israelí a las «personas reconocidas como culpables de terrorismo», en caso de que se demuestre que reciben fondos de la Autoridad Palestina, en momentos en que escala la violencia entre palestinos e israelíes.

Con el apoyo de la oposición

«Nuestra respuesta al terrorismo es golpearlo con fuerza», tuiteó el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, tras el voto de la ley. El texto, adoptado con 94 votos a favor y 10 en contra, supone un consenso entre la coalición gubernamental, integrada por partidos ultraortodoxos y ultraderechistas, y las formaciones opositoras.

La ley autoriza la «retirada de la nacionalidad (israelí) y la revocación del permiso de residencia a una persona condenada por actividades terroristas y que recibe indemnizaciones de la Autoridad Palestina por sus actos de terrorismo», informó el Parlamento en un comunicado replicado por la agencia de noticias AFP.

La Autoridad Palestina ofrece remuneraciones a numerosas familias de prisioneros o a los propios detenidos, incluido los que fueron condenados por matar a israelíes. La nueva norma amplía así las posibilidades de despojar a alguien de su nacionalidad y permite que el Gobierno israelí revoque los permisos de residencia permanente concedidos a los palestinos de Jerusalén Este por las mismas razones. Jerusalén Este es la zona de la Ciudad Santa ocupada y anexada por Israel. Precisamente en Jerusalén este se produjo el10 de febrero brutal ataque en la parada de un colectivos, que empujó la aprobación de la ley antiterrorista en el parlamento israelí.

El alcance de la ley

La ley podría afectar a varias decenas de árabes israelíes (palestinos que tienen la nacionalidad israelí) y cientos de residentes de Jerusalén Este condenados en Israel, según la ONG israelí de defensa de derechos cívicos HaMoked.

Las personas afectadas podrán ser expulsadas hacia los territorios controlados por la Autoridad Palestina en Cisjordania ocupada o hacia la Franja de Gaza, controlada por el movimiento islamista palestino Hamas desde 2007. Las autoridades israelíes denunciaron en numerosas ocasiones que la Autoridad Palestina entrega fondos a personas responsables de atentados o a sus familiares.

El Gobierno israelí impuso una dura ronda de sanciones contra la Autoridad Palestina luego de que ésta lograra que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) investigue la legalidad de los asentamientos israelíes en territorio ocupado.

En el atentado del10 de febrero un niño de seis años y un hombre de unos 20 años murieron y al menos otras cinco personas resultaron heridas, incluido otro menor que actualmente se encuentra en estado crítico, al ser atropellados de forma deliberada en un barrio de Jerusalén Este, en medio de una creciente violencia en la región. El conductor, según la Policía, había estampado deliberadamente su coche contra una parada de colectivo en la localidad de Ramot, un barrio de colonos judíos.

El horror

Después, si bien varios transeúntes comenzaron a abrir fuego contra el vehículo, el sospechoso habría sido abatido por un agente que se encontraba en el lugar de los hechos, de acuerdo al medio local Times of Israel.

«Atentado terrorista en Jerusalén: alrededor de las 13:27 (8:27 de Argentina) un conductor de automóvil se dirigía a gran velocidad y embistió a personas inocentes que esperaban en la estación de autobuses«, indicó la Policía israelí en sus redes sociales.

«Como resultado, dos personas fueron asesinadas y otras cinco resultaron heridas de diversa consideración, entre ellas en estado crítico», añadió la fuerza e informó que los agentes «llegaron rápidamente al lugar y dispararon contra el terrorista, que fue neutralizado en el acto».

Según precisaron fuentes médicas, el menor de seis años murió en el acto, mientras que el joven de 20 llegó al hospital en condición crítica y falleció poco después. Aunque todavía no hubo confirmación oficial de la identidad, el diario Haaretz indicó que el conductor se llamaba Husein Qaraqe, de 31 años, residente en el barrio de Issawiya en Jerusalén Este y con ciudadanía israelí.

Un importante dispositivo de seguridad se desplegó en el lugar del ataque, a donde acudieron autoridades policiales y el ministro de Seguridad Nacional, Itamar Ben Gvir.
En declaraciones a la prensa, el funcionario dijo que ordenó a la policía establecer puntos de control en todo el barrio de Issawiya, donde residía Qaraqe, y revisar «cada vehículo» como «medida disuasoria.»

En base a una fuente palestina citada por el medio, se informó que el atacante había resultado herido en un accidente en una obra en construcción hace seis meses y nunca se recuperó, mientras que su salud mental era frágil.  Sin embargo los gupos palestinos Hamas y Jihad Islámica reivindicaron el ataque comoparte de la lucha por la emancipación de Palestina.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, repudió el hecho. «El ataque deliberado contra civiles inocentes es repugnante e inconcebible», reaccionó en un comunicado.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, informó que ordenó llevar a cabo un operativo para que la casa de esta persona sea demolida «de inmediato», en aplicación de la política que lleva adelante Israel contra los palestinos acusados de realizar atentados mortales.

«Nuestra respuesta al terrorismo es atacarlo con toda nuestra fuerza y reforzar aún más nuestro control sobre nuestro país», escribió en Twitter, al tiempo que envió condolencias a las familias de las víctimas.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/524233-israel-aprobo-una-la-ley-para-sacarle-la-ciudadania-israeli-