Ocho kilómetros. Esa escasa distancia es la que separa la ciudad correntina de Paso de los Libres con el municipio brasileño Uruguayana. Es ese el mismo trecho que el teniente primero del Ejército Darío Martínez -uno de los nueve imputados por iniciar un «baile» que terminó con la vida de Matías Ezequiel Chirino- manejaba desde hace ya varias semanas su remis en lo que supone ser su nueva profesión, una vez que fue apartado de la actividad castrense tras la muerte del joven de 22 años. Ante esa información, la familia de Chirino solicitó a la Fiscalía local y al Juzgado de Gustavo Fresneda que se active un alerta para evitar que, en uno de esos viajes, el acusado se fuge del país.

«Pero no es solo el ‘remisero’ (Martínez), sino que todos los demás imputados, salvo uno que fijó domicilio en Buenos Aires, están viendo de irse a Brasil», añade a Página/12 Claudio Orosz, abogado de la familia del subteniente muerto.

Días atrás, los familiares del joven militar recibieron una información confidencial que daba cuenta de los sospechosos viajes de Martínez a Brasil. También aclaraba que el resto de los imputados tenía la intención de irse del país, al aprovechar la cercanía de la ciudad correntina con Uruguayana, y que también cruzaban la frontera habitualmente. «Podrían estar buscando alguna casa», era uno de los supuestos que figuró en el reporte confidencial. Los rumores crecieron aún más cuando el juez Fresneda finalizó con las indagatorias a los nueve imputados en la que el fiscal Fabián Martínez acusó a capitanes, tenientes y subtenientes por organizar la cena en la que se le obligó a Chirino a beber alcohol en exceso y a tirarse a una pileta helada. Según la autopsia, tras ese rito de bienvenida, el joven murió por broncoaspiración alimentaria. Y tras el lamentable hecho, el ministro de Defensa, Jorge Taiana, prohibió la autorización y realización de festejos y ceremonias de iniciación, así como el consumo de alcohol, en el ámbito de las Fuerzas Armadas.

Ante la posibilidad de fuga, Ezequiel Chirino, padre de Matías, viajó de Córdoba a Corrientes para pedirle al juez que refuerce los controles en la frontera. Y, por estas horas, el magistrado reiteró el oficio a la Oficina Nacional de Migraciones para que se de el alerta que los capitanes Claudio Luna, Rubén Darío Ruiz y Hugo Reclus Martínez Tárraga, el teniente primero Darío Martínez, los tenientes Exequiel Aguilar y Franco Grupico, los subtenientes Facundo Acosta, Gerardo Bautista y la subteniente Claudia Cayata tienen prohibido salir del país sin autorización judicial. De los nueve imputados, salvo Cayata fueron apartados de la fuerza militar. 

La noche del sábado 18 de junio, tres aspirantes a subtenientes -entre ellos, Chirino- participaron de un rito de «bienvenida» orquestado por los militares a cargo del regimiento de Paso de los Libres. a los tres los obligaron a hacer «fondo blanco» de diferentes bebidas alcohólicas, —vino, champagne, fernet y whisky— con el estómago vacío. Casi pierden el conocimiento pero igual les hicieron hacer una picada y un asado para los oficiales, mientras que a ellos les dieron fideos para que comieran con las manos. Luego los forzaron a hacer ejercicios vivos, tales como cuerpo a tierra y salto de rana. Durante la noche también hicieron que se arrojara a una pileta con agua sucia y helada. La fiesta siguió pero los tres cadetes fueron a sus habitaciones donde se desmayaron. En la madrugada del día siguiente, Matías Chirino fue descubierto en un colchón en el piso, todo vomitado y sin vida.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/493021-caso-chirino-refuerzan-el-alerta-en-migraciones-para-que-los

Deja una respuesta