El presidente de Rusia, Vladimir Putin anunció ese jueves el próximo emplazamiento de los nuevos misiles intercontinentales pesados Sarmat, y la entrega masiva de misiles hipersónicos Kinzhal y Tsirkon a las Fuerzas Armadas: «esta fiesta popular en el Día del Defensor de la Patria simboliza la historia heroica de nuestro Ejército y nuestra Armada, la relación indestructible de todas las generaciones con sus defensores».

«Especial atención dedicaremos a la triada nuclear. Este año entran en guardia operativa las primeras instalaciones de lanzamiento de los sistemas de misiles Sarmat con el nuevo misil pesado», afirmó Putin. Los misiles intercontinentales superpesados del tipo SARMAT, apodados Satan II por los ejércitos occidentales, son capaces de lanzar múltiples ojivas nucleares.

La batalla de Bajmut

Mientras tanto, en el terreno de operaciones, el Ejército ucraniano resiste al avance de las tropas rusas en Bajmut, que amenazan con estrechar el cerco sobre este bastión del Donbás. El mando ucraniano reconoció que “el enemigo continúa atacando las posiciones de nuestras tropas en la dirección de Bajmut (…) Lleva a cabo un reconocimiento aéreo activo para ajustar el fuego de su artillería”. Y agregaron que veinte localidades aledañas fueron bombardeadas en la última jornada.

La inteligencia británica afirmó que en “las últimas 48 horas continuaron los intensos combates en el sector de Bajmut, donde las fuerzas ucranianas mantienen el control de las rutas de suministros, a pesar de que Rusia va estrechando progresivamente el cerco durante las últimas seis semanas”.

Según informó el Estado Mayor del Ejército ucraniano, los enfrentamientos en esta ciudad se llevan a cabo «calle por calle», dado que el control de la zona permitiría a cualquiera de los bandos disponer de un corredor seguro para transportar armas y soldados. La toma de Bajmut, asediada por las tropas rusas desde hace más de siete meses, permitiría al Ejército ruso avanzar hacia Sloviansk y Kramatorsk, los principales bastiones ucranianos en la región de Donetsk.

El mando ucraniano observó también un incremento de las actividades rusas en la región de Járkov, donde los defensores repelieron “ataques cerca de Kupiansk, no muy lejos de la vecina Lugansk”.

5000 misiles han caído en Ucrania.

El jefe adjunto del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Ucrania, Oleksii Hromov, denunció que Rusia ha lanzado 5.000 misiles en contra de su país durante el último año. «En general, desde el comienzo de la agresión armada rusa a gran escala, las fuerzas de ocupación han lanzado 5.000 misiles y 3.500 ataques aéreos en el territorio de Ucrania», precisó. 

El militar ucraniano destacó que los ucranianos han sufrido 1.100 ataques con drones. «Debido a la falta de misiles de alta precisión en su arsenal, las fuerzas rusas utilizan misiles de crucero antibuque Kh-22, los llamados ‘asesinos de portaaviones’, para destruir la infraestructura civil ucraniana», añadió, al destacar que durante el último mes los ucranianos derribaron seis aviones, dos helicópteros, 80 misiles de crucero y 84 drones rusos.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/526274-putin-advierte-a-la-otan